EE UU insta a España a detener las actividades que vinculan a Repsol con Maduro

En el contexto de una escalada de la presión del gobierno de Estados Unidos contra los aliados políticos y comerciales de Nicolás Maduro, Elliot Abrams informó que mantiene comunicaciones con España para instar a que Repsol cambie sus actividades en Venezuela.

«Tendremos más conversaciones con funcionarios españoles y especialmente con Repsol respecto al tema de Venezuela. Esperamos que a medida que avancemos, la petrolera de España cambie sus actividades», afirmó.

El comentario de Abrams se produjo en pleno desarrollo de un aumento de la presión por parte de Estados Unidos para deponer a Nicolás Maduro.

Desde la gira internacional de Juan Guaidó, varios funcionarios norteamericanos avisaron que se pondrían en práctica varias medidas, no solo contra los miembros del régimen sino contra los aliados que le proporcionan una escapatoria ante las sanciones del Tesoro.

En efecto, este 18 de febrero se consumó una medida administrativa contra el principal salvavidas de Maduro: el ala de negociaciones y transporte internacional de la estatal rusa Rosneft Trading SA.

A solo minutos de conocerse la información, las acciones de la compañía cayeron 4,5%.

Una de las implicaciones de la sanción comprende la emisión de bloqueos contra individuos o compañías que mantengan lazos con Rosneft, como señalaron tanto el secretario del Departamento del Tesoro como Abrams.

Además, Abrams anunció que se avecinan otras medidas de presión. Donald Trump hizo una advertencia similar.

España y Repsol
Las declaraciones de Abrams sobre España y la petrolera ocurren en el escenario de una marcada conflictividad en la política exterior española en lo que respecta a Venezuela.

Por una parte, en términos políticos se ha puesto en tela de juicio la actuación del gobierno, dado el escándalo desatado por el «Delcygate». Esto, en referencia a la visita irregular de Delcy Rodríguez al aeropuerto de Barajas, donde se reunió con José Luis Ábalos, ministro de transporte y miembro del PSOE.

Sobre Rodríguez pesa una prohibición de ingreso al territorio de la Unión Europea.

A la par, el respaldo de Pedro Sánchez a Juan Guaidó se ha visto cuestionado dado que se negó a recibirlo personalmente cuando visitó Madrid, aunque lo reconoce como presidente legítimo, lo cual ha reiterado últimamente.

Como resultado, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, expresó su preocupación por la actitud de España sobre Venezuela. Por ello, llegó a requerir conversar con la canciller. Así lo reseñó Voz Populi, el mismo periódico que develó la reunión secreta de Rodríguez y Ábalos.

Como resultado, Sánchez anunció su respaldo a que se aprueben más sanciones contra Maduro.

 

 

Fuente: El Nacional