ONU manifiesta «preocupación» ante expresiones de discriminación y xenofobia en Ecuador

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) expresó este viernes su «preocupación», ante «expresiones de discriminación y xenofobia» en Ecuador.

El organismo emitió un comunicado tres días después de que el presidente, Lenín Moreno, pidiera a la Asamblea Nacional de Ecuador, el órgano legislativo, celeridad en la aprobación de dos iniciativas oficiales para modificar el Código de Seguridad del Estado, y la Ley de Movilidad Humana, iniciativas que el Gobierno cree necesarias para mejorar la seguridad.

Mediante esas medidas, el Gobierno pretende contar con más herramientas legales para expulsar a «extranjeros que delinquen», dijo el mandatario, en declaraciones públicas que motivaron la reacción de la ONU.

«La violencia, la delincuencia y el crimen son problemas que afectan a todas las sociedades, y su origen no se corresponde con una nacionalidad en particular», señala el texto de Naciones Unidas.

En el mismo sentido, la ONU hizo un llamado a «todos los sectores del país, para mantener la cultura de paz que ha caracterizado al Ecuador, y el respeto a los derechos e igualdad de todas las personas».

Moreno solicitó al Poder Legislativo la pronta aprobación de sus iniciativas después de que el sábado fuera detenido un ciudadano venezolano de 19 años, a quien se acusó de matar a una mujer de 68 en un supuesto intento de robo, en el norte de Quito.

El Gobierno de Ecuador ha apuntado contra los migrantes venezolanos también el año pasado, durante las protestas sociales de octubre, tras acusarles de ser un factor «desestabilizador de la región».

Desde entonces, las detenciones de venezolanos y su vinculación discursiva con el delito, sin pruebas en la mayoría de los casos, han generado una ola de discriminación contra esa comunidad, que ha expresado preocupación y temor ante posibles agresiones y abusos en las calles.

La xenofobia contra los venezolanos alcanzó un pico durante el 2019. A inicio de ese año, turbas de ecuatorianos ingresaron a varias residencias en Ibarra para desalojar a inmigrantes venezolanos a golpes, tras quemar todas sus pertenencias, luego de que Moreno responsabilizara a la comunidad de la inseguridad en su país.

En aquella oportunidad, la Cancillería de Venezuela le pidió al gobierno ecuatoriano cesar «la instigación xenófoba, que prefigura delito y lesiona los derechos humanos» de los venezolanos.

Fuente: RT