Dos jóvenes decapitaron a su padre tras una discusión familiar en Argentina

Un verdadero horror presenciaron en la mañana de este domingo los vecinos del barrio Zona II de Zapala, en Neuquén. Allí, dos hermanos golpearon en plena calle a su padre, tras una discusión, y lo decapitaron. Ambos ya fueron detenidos y serán acusados de homicidio agravado por el vínculo.

La víctima fue identificada como Rolando Jara, de 55 años, quien trabajaba como mecánico. La Policía, alertada por los vecinos, encontró su cuerpo sobre la calle, con su cabeza desprendida del cuerpo, apoyada sobre el pecho y un cuchillo clavado en ella.

Según información de La Mañana de Neuquén, una discusión se originó dentro de una vivienda entre calles Sarqui y Cañadón en horas de la madrugada. Los gritos despertaron a los vecinos, que alertaron a la Policía cerca de las 6, pero luego la pelea se calmó. Más tarde, cerca de las 9, el padre fue sacado a la calle y, según testigos, uno de sus hijos le habría dicho: “Yo voy en cana pero vos no le pegás más a mi mamá”.

Tras el crimen, un nuevo llamado avisó del hecho al personal de la Comisaría 48, que cuando arribó al lugar se encontró con un macabro escenario. Por el testimonio de los testigos y la frase que habría dicho uno de los hijos de Rolando, investigan si había antecedentes de violencia de género o familiar.

Los dos jóvenes involucrados, Matías y Fernando Jara, tienen 21 y 27 años y fueron detenidos de inmediato sin oponer resistencia y llevados a la comisaría, quedando a disposición del fiscal Marcelo Jofré que interviene en el macabro hecho.

Tanto la barreta con la que golpearon en la cabeza al hombre como el cuchillo fueron secuestrados en el lugar y se realizó un allanamiento en la vivienda que determinó que la agresión comenzó allí. Además, se secuestraron elementos de interés para la causa y se relevaron 10 testimonios de vecinos que presenciaron el hecho.

La mayoría de ellos, según medios locales, dieron cuenta de un historial de violencia familiar en esa vivienda. Pero por el momento se desconoce si había denuncias de ese tipo.

Pero no todo quedó allí. Por la tarde, una de las testigos del hecho murió cuando se incendió su vivienda, ubicada a dos casas de donde ocurrió el parricidio.

Al lugar acudió personal policial y de bomberos voluntarios, quienes lograron apagar las llamas. Pero luego constataron que la propietaria, una mujer identificada como Sara Narambuena (50), había fallecido en el interior de la vivienda.

Otro vecino contó que la había visto una hora antes y que ella le manifestó que iba a descansar un rato. En el lugar se realizaron las pericias para determinar las causas del incendio, que en principio transcendió que sería accidental y que nada tendría que ver con el horror vivido más temprano en esa cuadra.

Fuente: Clarin