Adolescente murió durante un ritual de espiritismo al que la había llevado su madre

Funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas hallaron este sábado el cadáver de una adolescente de 15 años de edad cerca del río San Julián de Caraballeda, estado Vargas. Así lo informó la madre de la joven, que no quiso identificarse.

Una fuente indicó a La verdad de Vargas que la madre llevó a su hija a un ritual de espiritismo en el Centro Espiritual Yaguarin, ubicado en San Julián, en la Parroquia Caraballeda.

La madre aseguró que su hija estaba poseída por un espíritu maligno.

El cuerpo de la joven fue encontrado en una parcela. Allí, realizan trabajos y sesiones espiritistas y se le rinde tributo a la figura de María Lionza.

Los agentes trasladaron el cadáver hasta la sede del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses en La Guaira para realizar la respectiva autopsia.

La adolescente era estudiante de cuarto año en la Escuela Técnica Licenciado Aranda de Maiquetía. Vivía en el sector San Telmo de La Guaira.

Adolescentes en los rituales

En 2012, María Pilar Camacho firma una entrega en el diario La República en la cual relata el desenvolvimiento de uno de estos rituales. «Nunca había presenciado algo semejante, un ritual de ciencias ocultas. Debí esperar para entrar a la habitación, iniciaban a un joven en el acto para servir de “materia”, como comúnmente les llaman a quienes reciben espíritus en sus cuerpos. Frente al altar, comenzaron los rezos, le bañaban en cocuy y un coro gritaba “Fuerza…Fuerza”, el hombre comenzaba a respirar profundo y a contorsionar sus brazos, empezó a encorvarse frente a los velones», escribió.

Historia de un impactante ritual a María Lionza
Continuó: «Estaba recibiendo a un espíritu mucho más grande que él, el de un Cacique. Se ahogaba, y sus exhalaciones eran fuertes, parecidas a las de un animal. Tres jóvenes tocaban tambores rindiéndole tributo al que llegaba, mientras más rápido era el sonido, más se sentía la presencia del ente. No pudo, lo devuelven a un estado de conciencia con el mismo rezo con que comenzaron el ritual. Está exhausto y desorientado. Los espiritistas dirían que ya está casi a punto de recibirlo por completo, pero que esta vez alcanzó a darle entrada hasta su cuello».

La adolescente venezolana no «resistió» el acto.

 

Fuente: El Nacional