Caracas: Lo asesinaron por reclamar que habían matado a un gallo que su hijo tenia

Que reclamara el hecho de que mataron el gallo que criaba su hijo terminó en tragedia. Un hombre, de 48 años, fue asesinado en medio de una discusión, suscitada la madrugada del domingo 15 de diciembre.

Alonso  Guanda Vergara peleó con unos amigos que querían comerse un gallo que era propiedad de su hijo. Los hechos sucedieron en el sector Los Cangilones, La Vega, municipio Libertador, reseñó el periodista Román Camacho.

Los parientes de Alonso relataron que él recibió la visita de unos amigos y compartieron tragos y comida.

«Uno de los visitantes se dio cuenta que la víctima tenía un gallo y  le dijo que lo matara para cocinarlo y él le respondió que no iba a hacer eso porque era de su hijo», escribió Camacho.

El compartir se extendió varias horas. Todos estaban en la entrada de la vivienda. «Alonso ingresó a la casa y vio al gallo muerto en el piso, lo que provocó una discusión con uno de los vecinos, Rafael Blanco, de 48 años, a quien le reclamó que haya matado al ave cuando le dijo que no lo hiciera.»

Mientras discutían, se acercó   Leonelbis Laverti, de 23 años, de la misma comunidad, y le dio un botellazo en la cabeza a  Alonso, quien cayó al suelo, gopeándose la cabeza.

«El agresor continuó golpeándolo hasta que su mamá, que se encontraba en el sitio, Nancy Mora, de 42 años, le dijo: ‘Déjalo que ya está listo».

Los sospechosos se retiraron del sitio y se llevaron el gallo, afirmaron a Camacho los parientes del asesinado.

En la mañana, «el hijo de Alonso, de 11 años, salió desde la casa de su abuela hacia la vivienda de su papá y lo encontró  agonizando. El niño le avisó a familiares y lo trasladaron al Hospital Vargas, donde fue  internado en la unidad de Trauma Shock. Falleció a la 1:00 pm, reseñó Camacho para Hispano Post.

Funcionarios de la policía científica detuvieron a Leonelbis Laverti, quien   se encuentra en el Cicpc, subdelegación de Antímano, y será presentado ante el Ministerio Público. No hay más detenidos hasta el momento.

Alonso Guanda trabajaba en un comedor comunitario en La Vega y arreglaba zapatos en su tiempo libre. Antes había sido ayudante de cocina, contaron allegados.

Fuente: Panorama