¿Y qué le trajo diciembre a tu comunidad?: zancudos!

Para muchos la lluvia es una bendición del cielo, para otros, no es solo un poco del preciado líquido, sino también la proliferación de los nichos en los que se reproducen los zancudos.

El agua encharcada es el perfecto ecosistema en el que se multiplican estos molestos insectos voladores, quienes no se limitan a atormentar a las personas con su zumbido y picaduras, sino que también son transmisores de enfermedades como el dengue.

Pero evitar que las precipitaciones se conviertan en una pesadilla para la gente, cada quien puede tomar sus previsiones.

Lo recomendable es que en tiempos de lluvias se eliminen los posibles depósitos de agua como cauchos, recipientes sin tapa y cualquier elemento en el que líquido pueda almacenarse y transformarse en el nido de las larvas de los zancudos.

Fuente: Eduardo Ruiz/Notifalcón