Iván Freites: Venezuela no está produciendo gasolina y la que importa la manda a Cuba

Venezuela está sin gasolina y no hay reservas para abastecer toda la demanda del país, así lo informó Iván Freites, secretario general del Sindicato de Trabajadores Petroleros.

Freites indicó que el 3 de noviembre se paralizó la única planta catalítica de Amuay que estaba funcionando, la cual producía en el año un promedio aproximadamente entre 35.000 y 40.000 barriles diarios de combustible.

«Entonces, ese poquito de producción servía para por lo menos atender el mercado interno», así lo señaló a El Nacional.

«Todas las plantas de gasolina están paralizadas, nada más estaba la planta de catalítica de Amuay. Se paró hace un mes por problemas en unos equipos y la parada se puede alargar entre tres y seis meses», señaló el sindicalista.

“Nosotros estamos importando diariamente entre 100.000 y 150.000 barriles diarios de gasolina a través del trueque. Cambiamos gasolina por crudo a precios muy por debajo del mercado internacional», detalló Freites.

El secretario general del Sindicato de Trabajadores Petroleros aseguró que, a pesar de obtener combustible por este medio, el país termina pagando el doble de lo que cancelaría en el mercado internacional.

Pero, estas importaciones no van al mercado interno sino al cubano, como parte del convenio Cuba-Venezuela del chavismo. Otra parte también se va en el contrabando, lo que agrava más la crisis de combustible.

«La semana pasada, el sábado salió un buque hacia Cuba, el buque Alicia con bandera cubana, salió hacia Cuba con 50.000 de gasolina y 140.000 barriles de gasoil», afirmó Iván Freites.

Consumo nacional de gasolina

Para el consumo nacional se necesitan por el orden de los 100.000, 120.000 barriles por día de gasolina y aproximadamente 80.000 barriles de gasoil. El país no lo está produciendo.

Al respecto, el líder sindical aseguró que han emplazado a la Asamblea Nacional a suspender el convenio Cuba-Venezuela, pero no han recibido una respuesta satisfactoria.

Freites ha explicado al parlamento que este mecanismo vulnera la soberanía venezolana y deja a los ciudadanos sin gasolina, lo que afecta significativa la movilidad y producción del país.

Fuente: El Nacional