Mató a su marido de varias puñaladas porque le confesó una infidelidad

Marcos Yordan Camacho Villalobos recibió tres puñaladas mortales por parte de su pareja durante una disputa doméstica generada por los celos de la mujer, que no fue identificada. El hecho ocurrió el pasado 29 de noviembre en uno de los apartamentos de la Misión Vivienda ubicado en La Rinconada.

Testigos cuentan que la pareja estuvo bebiendo licor pasada la medianoche con familiares y al retirarse a la habitación comenzó la pelea que acabó con el asesinato de Camacho Villalobos, de 35 años. Cuentan que la mujer le preguntó a la víctima si había sido infiel y éste respondió afirmativamente.

«¿Tú me has montado los cachos?», preguntó la homicida. Camacho Villalobos después de escuchar varias veces la interrogante, le dijo: «Yo te he engañado con todas». El hijo menor de la pareja y el hermano menor de la víctima escucharon como después de esa afirmación la crispación que invadía la habitación matrimonial aumentó. La mujer contestó: «¡Ah!, ¿Tú me engañaste con todas? Yo te voy a comprar el lío».

Aproximadamente a las 2:00 am, los familiares escucharon el primer grito de Camacho Villalobos, cuando su mujer le había cortado el cuello con un cuchillo. Luego lo hirió en una mano. Después vino el alarido más profundo, lo había herido con el arma blanca en el estómago.

El hijo menor de la pareja, hijastro de Camacho, se metió al cuarto y le dijo a su mamá: «Mamá, suéltalo. No mates a mi papá». También ingresó el hermano de la víctima que logró separar a la mujer del cuerpo y, como pudo, lo sacó hasta la sala. Ambos familiares bajaron el cuerpo hasta la planta baja del edificio con el fin de buscar ayuda.

Camacho Villalobos se ganaba la vida vendiendo dulces en la calle, también trabajaba en la Misión Juntos todo es Posible. Luego de ser herido fue trasladado por su hijastro y hermano menor al Centro de Diagnóstico Integral cercano al conjunto residencial, pero allí no les abrieron la puerta.

Los familiares de la víctima dicen que lo mantenían con vida dándole respiración boca a boca, pero antes de que saliera el sol falleció en las adyacencias del CDI, porque no encontraron cómo llevarlo a otro centro de salud.

La victimaria no huyó. Ella se quedó en el apartamento y durmió en su cama. En la mañana del sábado un grupo de funcionarios que forman parte del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) la detuvieron. La mujer se estaba lavando la cara cuando los hombres llegaron a la vivienda. Ella les dijo que qué sucedía, que no se acordaba de nada.

 

 

 

Fuente: El Pitazo