Las moscas y zancudos se turnan las jornadas diarias en Campo Claro en Puerta Maraven (FOTOS)

Parece sacado de una alguna película protagonizada por insectos creada por Disney, pero en la urbanización Campo Claro de la Puerta Maraven las moscas y los zancudos comparten su faena diaria en turnos bien delimitados, como si se hubiesen puesto de acuerdo.

Apenas sale el sol se inicia la jornada de las moscas, aupadas por el calor del día y la cercanía del vertedero de Tiguadare. Y en las noches el “trabajo” les toca a los zumbadores por excelencia, que con sus picadas opacan el sueño de quienes ya tiene que lidiar con problemas como los constantes apagones.

Apartando el sarcasmo, las condiciones en las que habitan quienes residen en el sector van de la adversidad a lo deplorable. Un río de aguas servidas corre por el medio de la urbanización, causando, precisamente, la proliferación de toda clase de insectos voladores, transmisores de enfermedades.

Ni hablar de la escasez de agua. Desde hace años no les llega una gota por tubería y cuando se va la electricidad, están entre los últimos a los que se les reconecta el servicio, por lo que vivir en Campo Claro es una verdadera oda a supervivencia.

Fuente: Eduardo Ruiz/Notifalcón