Inestabilidad en Latinoamérica repercute en las remesas que entran a Venezuela

La convulsión política y social que ha experimentado la mayoría de los países que componen la región en los últimos meses ha incidido negativamente en los envíos de dinero que realizan los venezolanos que se encuentran en el exterior a sus familiares en el país.

Las protestas en Perú, Ecuador, y más recientemente en Chile, han impactado en la economía de los inmigrantes criollos, debido a la necesidad de abastecerse de suministros que no tenían presupuestados, dada la incertidumbre generada por una cadena de acciones violentas. A esa realidad se suma que un alto porcentaje de los connacionales en el extranjero viven de trabajos informales y en medio de las manifestaciones no han podido ejercer su actividad productiva.

Asimismo, el paro nacional que se desarrolló hasta hace pocos días en Bolivia mantuvo de brazos caídos a los venezolanos radicados en la nación altiplana, dificultando su capacidad de producir los ingresos que permiten sufragar sus gastos y ayudar económicamente a sus seres queridos.

Aunque la situación tiende a normalizarse en algunos países, en casos como el chileno los enfrentamientos entre protestantes y las fuerzas de seguridad han ido en aumento, poniendo en jaque la estabilidad económica de los paisanos que allí conviven.

Fuente: Eduardo Ruiz/Notifalcón