Punto Fijo: la ciudad de los extremos económicos

Pasearse por Punto Fijo, sobre todo después de haber estado algún tiempo alejado de la ciudad, es sorprenderse con el contraste que existe entre las dos puntas de un hilo económico que cada día se estira, amenazando con romperse.

En este poblado paraguanero basta con recorrer los puntos de mayor concentración poblacional para evidenciar las caras de dos polos contrapuestos, en el que la miseria y el derroche cohabitan como en una especie de acuerdo de paz en medio de un conflicto solapado.

Caminar por el centro es entrar en contacto con quienes se rebuscan a diario para abastecerse de los requerimientos básicos para vivir; pero irse hasta la Puerta Maraven es como traspasar un umbral en el que se ingresa a otra dimensión, una en la que la crisis, la hiperinflación y los efectos de la “guerra económica” y el “bloqueo imperialista” no existen.

En la zona comercial por excelencia del sur de Punto Fijo, los locales de comida rápida y de entretenimiento nocturno lucen abarrotados cualquier día de la semana y los precios no están al alcance de cualquier mortal que devengue un sueldo mínimo.

Esa inconsistencia es el reflejo de que en Paraguaná está circulando mucho dinero; hay inversión, hay capacidad de gasto, solo que son pocos los que tienen acceso a esa bonanza.

 

 

Fuente: Eduardo Ruiz/Notifalcón