Cierre de frontera mantiene afectados a marinos y exportadores de la Vela

Durante 10 meses la frontera de Venezuela con Aruba y Curazao se mantiene cerrada, debido a diversas decisiones de los mandatarios de las Islas del Caribe y de este país, situación que perjudica el oficio que realizan los denominados marinos de embarcaciones que transportan distintos productos y zarpan del puerto artesanal de la Vela de Coro, pues su medio de trabajo se ve truncado ante tal medida.

Las embarcaciones salen con alimentos secos, frutas y demás insumos que, con su debida supervisión de las autoridades portuarias. representan la actividad exportadora por excelencia del estado, labor que se detuvo y hoy por hoy mantiene sin empleo a más de 50 miembros de las tripulaciones quienes sólo saben realizar este trabajo para mantener a sus familias.

Eduard Medina, presidente de la Asociación Barquitos de Venezuela, se pronunció acompañado de sus compañeros de labores, quienes exigen al Presidente Nicolás Maduro, al gobernador del estado Falcón, Víctor Clark y al alcalde del municipio Colina, se abra el paso, pues de lo contrario, las autoridades de las Islas pueden disponer de los lugares correspondientes a las embarcaciones venezolanas y así perderían su mercado.

Medina manifestó que desde hace más de 200 días no perciben ingresos, lo que afecta fundamentalmente a sus esposas e hijos y les obliga a realizar trueques con los pescadores para poder subsistir.

Informó que presentaron por escrito comunicaciones la Gobierno Nacional y regional, solicitando respuesta y atención ante la problemática que se les ha ocasionado la suspensión de actividad marítima entre Venezuela y las Islas caribeñas

Fuente: NotiFalcón