Rusia, Argentina, Cuba y Venezuela denuncian el golpe de Estado en Bolivia

Bolivia vive una escalada de tensión este 10 de noviembre tras las renuncias del presidente Evo Morales y el vicepresidente Álvaro García Linera, precedidas por una ola de dimisiones dentro de su Gobierno.

Horas antes, Morales convocó a nuevas elecciones nacionales, en concordancia con las sugerencias de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y con el ánimo de buscar «la paz en Bolivia». Esta propuesta fue rechazada por el su rival en las pasadas presidenciales, Carlos Mesa, que instó a los grupos opositores a mantener movilizaciones en las calles hasta que se aceptara celebrar elecciones sin participación de Morales y García Linera.

 

Reacciones en el mundo

La embajadora boliviana en Cuba, Ariana Campero Nava, cree que la oposición y la OEA contribuyeron a intensificar la escalada de tensiones que vive su país.

«Creo que la oposición y el informe preliminar de la OEA no han ayudado en descongestionar este problema social violento que vive el país, más al contrario, creo que ha terminado de incendiar la coyuntura política golpista», dijo Campero Nava.

El Ministerio ruso de Exteriores expresó su preocupación por los acontecimientos en Bolivia, que —asegura— siguen «un patrón de golpe de Estado orquestado», e instó a todas las fuerzas políticas del país a buscar una «solución constitucional».

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha hecho un llamado al mundo para realizar una «vigilia de solidaridad y protección» en defensa de la democracia en Bolivia ante la arremetida «fascista y de derecha» en la nación sudamericana.

«Levantemos la bandera de la defensa de la democracia en Bolivia. No aceptemos este golpe estado y cuidemos la vida del hermano, Evo Morales, que está en peligro», afirmó este mandatario venezolano en un pronunciamiento telefónico.

La expresidenta y vicepresidenta electa de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, calificó de «golpe de Estado» la situación actual en Bolivia tras la renuncia del presidente, Evo Morales.

El canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, manifestó el repudio de La Habana a la situación en Bolivia y expresó la solidaridad de la isla con el saliente mandatario, tras hacer un llamado a una «movilización mundial por la vida y la libertad de Evo».

Fuente: RT