Pólemica en México por niños disfrazados del hijo de El «Chapo Gúzman» y de sicarios

Millones de niños mexicanos son disfrazados por sus papás este fin de semana durante la festividad de Halloween y del Día de Muertos. Y aunque lo normal es que los menores luzcan trajes de calacas, de brujas, de diablo o de superhéroe, dos disfraces fuera de lo común han causado este año mucha polémica en el país latinoamericano, que enfrenta una creciente violencia por disputas entre cárteles del narcotráfico.

En las redes sociales circula una fotografía de un niño vestido como el hijo del ‘Chapo’ Guzmán Loera, Ovidio Guzmán López, que fue capturado por las Fuerzas Armadas en Culiacán, Sinaloa, y, posteriormente, liberado ante la feroz respuesta de los miembros del Cártel de Sinaloa.

El niño pide dulces en la tradicional ‘calaverita’, pero viste como Ovidio el día que lo capturaron miembros de élite de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena): con gorra negra, camisa blanca y un rosario en el pecho.

En otro hecho ocurrido en un centro comercial de Sinaloa, se observa a un niño vestido como sicario que carga una pistola de juguete y arrastra una bolsa de plástico, como si se tratara de un cadáver.

En un país sumido en pleno debate sobre los peligros de la ‘narcocultura’, que incluye un mercado informal con gorras, esculturas, camisetas, literatura y hasta piñatas del ‘Chapo’ Guzmán, las fotografías de los niños han generado un debate social.

«A este país lo estamos perdiendo», escribió Mario Castillo en Twitter, lamentando que algunas personas consideren gracioso el atuendo.

Muchos usuarios cuestionaron la decisión de los padres de familia que caracterizaron a sus hijos como personajes del narcotráfico. La usuaria Claudífonos señaló que «existe un abismo entre festejar el día de muertos (o Halloween) y disfrazar a tu hijo de sicario».

Fuente: RT