Estas son las claves para entender el regreso del chavismo a la Asamblea Nacional

Luego de más de dos años de ausencia, los diputados del bloque parlamentario chavista se reincorporaron este martes a las sesiones de la Asamblea Nacional (AN), de mayoría opositora.

«¡Qué viva la patria!, ¡qué viva Chávez por siempre!, ¡qué viva la paz y el diálogo nacional!», gritó el grupo de parlamentarios minutos antes de ingresar al Palacio Federal Legislativo, en Caracas, sede de AN y de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

Esta reincorporación forma parte de los «acuerdos parciales» establecidos hace una semana entre el Gobierno de Nicolás Maduro y un sector moderado de la oposición venezolana, luego de que los enviados del diputado opositor Juan Guaidó decidieran abandonar el proceso de conversaciones que mantenían desde mayo.

Un nuevo equipo

El bloque de diputados del Gran Polo Patriótico (GPP), conformado por las fuerzas políticas que apoyan a Maduro, está coordinado por el diputado Francisco Torrealba, de Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), quien lo anunció antes de entrar el hemiciclo de sesiones.

Torrealba informó que los parlamentarios Tania Díaz, Pedro Carreño, William Gil y José Ricardo Sanguino forman parte del nuevo equipo que estará al frente del conjunto de diputados chavistas.

«La bancada del bloque de la patria está lista para implementar todos los mecanismos de diálogo para reinstitucionalizar la vida del Parlamento nacional», aseveró.

Reincorporaciones en la mira

Los medios de comunicación locales han informado que en esta sesión participaron 95 diputados de la bancada opositora más radical, que apoya la autoproclamación como «presidente encargado» de Guaidó; cinco del Movimiento Cambiemos, al que pertenece el diputado Timoteo Zambrano, quien suscribió el acuerdo con el Gobierno; y 38 del chavismo.

Este martes también se reincorporó el parlamentario Edgar Zambrano, quien fue excarcelado hace una semana, luego de que fuera detenido el pasado 8 de mayo por su apoyo al fallido intento de golpe de Estado dirigido por Guaidó, el pasado 30 de abril.

Un airado debate

Entre los puntos del intenso debate destacaron la postura de rechazo de la mayoría opositora a la reincorporación del chavismo a la AN, y la negativa a debatir sobre la petición del retiro de las sanciones de EE.UU. contra Venezuela, como manera de mitigar la crisis económica que atraviesa el país suramericano.

El diputado Henry Ramos Allup, dirigente del partido conservador Acción Democrática (AD), expuso que el artículo 191 de la Constitución venezolana expresa que los parlamentarios no pueden ejercer cargos públicossin perder su investidura, con relación a responsabilidades dentro del Gobierno que asumieron un grupo de legisladores del chavismo, entre ellos Torrealba, quien fue ministro del Trabajo entre enero y junio de 2017.

El parlamentario Pedro Carreño, quien también pertenece a la ANC, recordó que aún existe desacato en la AN y que sus decisiones son nulas, por lo que correspondería a la Sala Constitucional del TSJ tomar esa decisión. Sin embargo, la junta directiva del Legislativo no reconoce ni al presidente Maduro, ni a los poderes públicos, incluido el Supremo, por lo que no hubo un acuerdo.

TIAR y ‘Los Rastrojos’

La mayoría opositora manifestó su respaldo a la decisión de 16 representantes de los países que integran el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), quienes acordaron este lunes imponer mayores sanciones contra Venezuela, que incluyen «persecución» e «investigación» de altos funcionarios del Gobierno de Maduro que estén presuntamente involucrados en «lavado de activos, tráfico ilegal de drogas, terrorismo y su financiación y vinculadas a redes de delincuencia organizada transnacional».

Por su parte, la diputada y constituyente Tania Díaz pidió incorporar en el debate el tema de las fotos que vinculan a Guaidó, sobre quien el Ministerio Público ha abierto una investigación, con el grupo narcoparamilitar ‘Los Rastrojos’ y crear una comisión mixta. Este petición fue rechazada por la mayoría opositora, que aduce que las imágenes son un montaje.

¿Se terminó el desacato?

Mientras se dirigía a los medios, agolpados en las puertas del hemiciclo de sesiones, Torrealba explicó que los diputados chavistas estaban listos «para que la mayoría pueda salir del desacato y pueda restituirse, reestablecerse y reinstitucionalizarse el Poder Legislativo Nacional».

Guaidó, durante la sesión, expresó que el regreso del bloque chavista era un «reconocimiento al Parlamento», negó que la junta directiva se encontrara en desacato, afirmó que fue la delegación de Maduro la que abandonó el diálogo y reiteró su petición de establecer un Gobierno de transición, a pesar de que esa figura no está contemplada en la Carta Magna venezolana.

A partir de enero de 2016, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) ordenó en reiteradas oportunidades la desincorporación de cuatro diputados del estado Amazonas (tres de la oposición y uno del chavismo), luego de que se filtrara información sobre presunta compra de votos. No obstante, después de varias idas y venidas, la derecha decidió declararse finalmente en desacato a la orden del TSJ y seguir legislando con los tres parlamentarios antichavistas en sus curules.

El máximo tribunal declaró procedente el recurso de desacato contra el trío de parlamentarios opositores impugnados y ordenó a la Junta Directiva de la Asamblea Nacional dejar «sin efecto» el juramento de sus cargos, ocurrido días antes. Además, declaró «nulos» todos los actos de la legislativos mientras estos diputados estuvieran incorporados.

Con el fallo del Supremo, encima fueron nombradas tres juntas directivas, encabezadas por el prófugo de la Justicia Julio Borges, en 2017; Omar Barboza, en 2018, y Juan Guaidó, en 2019.

¿Por qué se retiró el bloque chavista?

A pesar del desacato, los diputados bolivarianos asistieron durante 2016 a las sesiones del Parlamento. En enero de 2017, la AN eligió una nueva directiva y decretó el «abandono del cargo» por parte de Maduro, quien se encontraba en plenas funciones. Ese hecho reavivó las tensiones con la bancada chavista, que denunció la ilegalidad de las decisiones de la AN, y fue a partir del 4 de abril de 2017 que se retiró definitivamente.

La mayoría parlamentaria opositora denunció que el Gobierno quería quitarle funciones, después de que el TSJ resolviera asumir las competencias de la Asamblea ante el «desacato» continuado de la bancada del antichavismo. Esta sentencia posteriormente fue dejada sin efecto por el máximo tribunal.

A partir de esta decisión, el grupo más radical de la oposición convocó y organizó manifestaciones, que derivaron en enfrentamientos violentos y dejaron un saldo de más de 100 víctimas fatales y casi 2.000 heridos, según datos del Ministerio Público.

Las protestas culminaron tras la elección de los miembros de la Constituyente, en julio de ese año. Por ello, entre los diputados de la Asamblea se encuentran constituyentistas, lo que no implica ningún impedimento ante la «condición supraconstitucional y plenipotenciaria» de la ANC, según Torrealba.

Fuente: RT