Pompeo: «El ataque contra refinerías sauditas fue un acto de guerra»

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, ha calificado de «acto de guerra» el ataque lanzado la semana pasada contra dos refinerías sauditas, que Washington atribuye a Irán. La República Islámica rechaza las acusaciones y se desmarca de los ataques.

En un programa de la cadena ABC, el jefe de la diplomacia estadounidense ha asegurado que su país desea «una solución pacífica» de la situación. No obstante, ha advertido que, «si no tenemos éxito en eso, e Irán continúa atacando de esta forma, estoy seguro de que el presidente Donald Trump tomará las decisiones necesarias para lograr nuestros objetivos».

«El presidente Trump y yo queremos darle a la diplomacia todas las oportunidades para tener éxito», recalcó el secretario de Estado, matizando que, si esto falla, «todo el mundo», incluido el Gobierno iraní, está al tanto «del poderío militar estadounidense».

Asimismo, Pompeo defendió la decisión de la Administración Trump de enviar tropas y equipos de defensa aérea adicionales a Arabia Saudita, ya que esto «mejorará las capacidades» del reino y hará que resulte «más difícil» atacarlo.

Sus declaraciones llegan en medio de un clima de creciente tensión después de que el 14 de septiembre un grupo de drones lanzara un ataque contra dos refinerías de petróleo de la compañía Saudi Aramco ubicadas al este del país, lo que hizo que la producción de crudo saudita se desplomara durante varios días casi a la mitad, quedando reducida a 5 millones de barriles diarios. Aunque la acción fue reivindicada por las fuerzas rebeldes hutíes de Yemen, Washington acusa a Teherán de estar detrás de estos ataques. Desde el país persa lo niegan y tachan las acusaciones de «mentiras absolutas».

Fuente: RT