Barquisimeto: bebé de 11 meses fue raptado en el terminal de pasajeros

El sufrimiento se apoderó de la familia Torres Orellana este lunes 2 de septiembre, cuando una desconocida raptó a su bebé de 11 meses,  en el terminal de pasajeros de Barquisimeto.

Esther Yoleidy Orellana Uranga, es una joven de 22 años, madre de una niña de siete y un bebé de 11 meses, de nombre Einer José Aponte Orellana. Debido a la situación del país, en noviembre del 2018 emigró a Cúcuta, Colombia, con el pequeño. Allá trabajaba vendiendo chucherías en los semáforos y siempre cargaba consigo a su hijo.

A ella se le hacía muy difícil salir a trabajar con el niño en brazos, todos los días, pues no tenía a nadie con quien dejarlo. Por ello,  se comunicó con Magdaniel Torres, padre de Einer José y le indicó que se lo traería a Venezuela, específicamente a Barquisimeto.

Magdaniel esperaba con ansias, junto a su madre María Lourdes Pérez, para recibir al pequeño a quien veían todos los días a través de llamadas o conversaciones por Whatsap.

La joven madre se montó con su pequeñito en San Antonio del Táchira e inició su camino hacia la capital del estado Lara. Tenía previsto llegar el lunes 2 de septiembre. Se comunicó con su suegra, María Lourdes, para decirle que estuviera pendiente que podría llegar a las 9 de la mañana.

A las 10 de la mañana, notificó que venía cerca.  María Lourdes solo esperaban la llamada para que su hijo tomara el tren de Chivacoa y se acercada al terminal de pasajeros, para recibir al bebé, pero esa llamada que alegraría su día nunca llegó.

Tenía pinta de hippie

Esther Yoleidy Orellana contó que, en el trayecto desde el Táchira, un poco más adelante de San Antonio, una mujer delgada, de piel trigueña, que vestía una camisa verde y tenía rastas, detuvo el autobús y pidió la cola. Le dijo al chofer que le habían robado todos los papeles y que si la podía llevar a Barquisimeto. El conductor aceptó.

Fue a  mediodía del lunes cuando llegaron a la ciudad crepuscular. El autobús se detuvo y los pasajeros bajaron. Esther Yoleidy cargaba a su bebé en brazos y solo lo tenía con su pañal puesto.

Se sentó con el conductor y la mujer «con pinta de hippie» se acercó.  Esta indicó que le cuidaran el bolso, porque iba al baño y al poco tiempo volvió. Comenzó a hacerle cariños al bebe y le dijo a la madre que se lo prestara para cargarlo, ella accedió mientras sacaba la ropa de su bolso para vestirlo.

“Mira chofer, regálame para comprarle agua al bebé, mira como está”, habría dicho la desconocida, quien dijo a  Esther Yoleidy Orellana que bajaría a comprar el agua.

Aparentemente, tenía a la mujer y al niño a  la vista, porque el kiosco estaba cerca. Cuenta la joven que el chofer le advirtió:  “ten cuidado que esa mujer tiene pinta de loca”.

Cuando la joven se percató, bajó de la unidad y en ese momento la mujer corrió con el niño en los brazos. Se perdió entre la multitud.

La desesperación

Fue entre las 12: 30 a 1:00 de la tarde, según relató la María Lourde Pérez, que Esther Yoleidy se comunicó con ella. «Se sentía desesperada y solo lloraba. Decía que le habían quitado al niño».

Contó que  entraron en pánico, pero se fueron hasta el terminal de pasajeros de Barquisimeto para conocer lo sucedido con su nieto.

La dama comentó que buscaron por los alrededores del terminal de pasajeros. Dijo que no contaron con ayuda de los cuerpos de seguridad.  Solo dos policías les dijeron que estaban a pie y que no podían ayudarla, si no colocaban la denuncia. Comerciantes de la zona aseguraron no haberse enterado de nada, hasta que llegaron funcionarios del Cicpc, subdelegación San Juan, quienes manejan el caso.

La madre fue interrogada, así como el chofer y colector del autobús, quienes corroboraron la versión de la joven.

Ella solo llora por ratos y no hace más que preguntarse dónde está su bebé, un pequeño que aún es amamantado.

“La persona que se lo llevó, por favor, está chiquitico. Dios mío compadézcanse de nosotros, quien sea que lo tenga que llegue a la PJT, que tenga corazón. En este país están pasando muchas cosas y él necesita a su mamá y a su familia”, clamaba la abuela paterna de Einer José.

Fuente: Caraota Digital.