Argentina: Mujer alertó varias veces en Facebook que su expareja queria matarla, su cuerpo fue encontrado en un terreno

Silvia Quintero temía por su vida después de terminar una relación violenta con su exmarido y pidió auxilio en su muro de Facebook en varias ocasiones, pero nadie la salvó.

La mujer de 28 años, madre de tres niños de 6, 9 y 10, se encontraba desaparecida desde el 1 de agosto. El martes en la tarde, su cuerpo fue encontrado en un descampado cercano a Ceres y Hersilia, localidades del noroeste de la provincia argentina de Santa Fe.

Su exesposo y padre de los niños, Javier Piedrabuena, fue detenido hace unos días como principal sospechoso de la desaparición y asesinato de Silvia Quintero. Algunos testigos citados por La Capital revelaron que Silvia habría tenido una fuerte discusión con su expareja, pese a que el hombre tenía una restricción judicial que le impedía acercarse a la mujer y a sus hijos.

Pesadilla

Familiares y amigos de Silvia Quintero relataron a medios locales que la mujer sufrió violencia de género durante 10 años de relación con Piedrabuena. Una amiga de Silvia reveló también que su expareja la obligaba a prostituirse.

Hace unos meses, Silvia relató en su muro de Facebook el infierno que vivía tras la ruptura con Javier. En varias publicaciones, expresó que tenía «mucho miedo», y al menos en una ocasión su expareja dejó un mensaje amenazante en sus redes sociales.

El 23 de mayo, Silvia escribió: «Mi sonrisa no es la misma y yo menos«. En esa publicación, Javier publicó el siguiente comentario: «Ey, ojo, es la última vez que te digo«.

Dos semanas después, tras conseguir que la Justicia ordenara una restricción perimetral a Piedrabuena, Silvia escribió en su muro de Facebook que tenía «mucho miedo» y le rezó a la Santa Muerte que la protegiera.

Una amiga de Silvia relató que cuando regresaba de llevar a sus hijos a la escuela, Javier estaba parado en la calle y la amenazaba.

El 23 de junio, Silvia publicó en su muro que tenía miedo por ella y sus hijos, porque ni la restricción judicial detuvo a Javier. «Tengo que vivir con miedo siempre de saber que tengo que tener ojos en la espalda para ver que no me pase nada, que no me lastimes ni a mí ni a mis hijos. Ni la restricción te para, hasta dónde fuiste capaz de llegar», escribió en Facebook.

Antes de que encontraran el cuerpo de Silvia, Piedrabuena fue detenido como sospechoso y podría enfrentar una acusación por el delito de feminicidio.

 

Fuente: RT.