Zulia: Caen cuatro guerrilleros de las FARC al enfrentarse con la FANB

Desde hace un mes no se sabía nada de los ex guerrilleros de las FARC Jorge Luis Montero, alias «Augusto Reyes», ni de Mauredy de Jesús Azajue Urdaneta, conocido con el apodo de «Milton Jesús».

El dato más fresco indicaba que, a través de la misma trocha, y usando métodos de evasión similares, los dos habían desaparecido del Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación ubicado en La Paz, César, justo 24 horas antes de que Jesús Santrich se esfumara de ese lugar, en la madrugada del 29 de junio.

Pero El Tiempo estableció que tanto Montero, de nacionalidad colombiana, como Azajue, con identidad venezolana –ex militantes del frente 19 del Bloque Martín Caballero, que operó en La Guajira–, fueron abatidos por agentes de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

En efecto, los cuerpos de Montero, de 45 años de edad, y de Azuaje, de 39 años, fueron hallados en una zona rural del municipio de Lossada, del fronterizo estado Zulia.

Ambos aparecen dados de baja tras un fuerte combate que mantuvo la FANB el sábado pasado con hombres armados que se identificaron como miembros de las disidencias de las FARC. De acuerdo con el reporte oficial, en manos de este diario, en el enfrentamiento resultaron heridos dos agentes venezolanos y también fueron abatidos otros dos miembros de las disidencias, pero sus identidades aún no han sido establecidas.

Arsenal y antecedentes

El grupo ilegal se movilizaba por una trocha de la región en un campero color plata que portaba la placa AC3-68RV. Dentro del vehículo se encontraron 14 detonadores, 1 fusil R15 y 2 escopetas.

Reporteros de este diario confirmaron con fuentes de ambos países que el enfrentamiento, ocurrido en horas de la madrugada, se registró a 1 kilómetro de la llamada hacienda El Recreo, adscrita al Batallón 103 Misilístico Antiataque del Ejército de Venezuela y ubicada en la ribera del río Palmarito.

La confirmación sobre la militancia en las disidencias de los dos abatidos en Venezuela cobra relevancia en momentos en que se intenta verificar información según la cual Santrich, al igual que los también fugados ex comandantes Iván Márquez y Hernán Darío Velásquez, el «Paisa», estarían escondiéndose en territorio venezolano y coordinando desde allí su regreso a sangre y fuego al negocio del narcotráfico y la minería ilegal.

Incluso, el propio Nicolás Maduro dijo esta semana que si esa información era real, él los considera “bienvenidos” , algo que de inmediato generó el repudio del gobierno de Iván Duque.

Cuando El Tiempo indagó en archivos oficiales por la procedencia de los dos hombres abatidos, logró confirmar que ambos estaban acreditados ante la Oficina del Comisionado de Paz. Además, aparecían adscritos a los programas de reincorporación e, incluso, uno de ellos –alias «Augusto Reyes»– había sido beneficiado con la figura del indulto a través del decreto 1165 de 2017.

De hecho, Miguel Ceballos, comisionado de Paz, aseguró que el siguiente paso es ahora reportar oficialmente a la justicia especial para la paz la muerte de estas dos personas a fin de proceder de inmediato con su exclusión de las listas de desmovilizados y beneficiados tras el acuerdo con las FARC.

Mientras en Venezuela confirman la identidad de los otros abatidos en los combates del sábado pasado, la JEP informó ayer la apertura de un incidente de incumplimiento contra Jesús Santrich por su ausencia injustificada para la citación que se le ha hecho a fin de que rinda versión en el expediente sobre secuestros cometidos con la guerrilla.

De prosperar, Santrich sería expulsado de esta jurisdicción en los próximos días.

Fuente: El Nacional.