Muere venezolano que fue apuñalado en Perú

Un joven de 20 años emigró con su familia a Lima, Perú, a finales de 2018. En julio de 2019 fue herido de tres puñaladas por un peruano que le dijo “¡Si ese veneco no se va, lo voy a matar!”. Después de quedar malherido fue trasladado por familiares a un hospital, pero por ser venezolano no lo atendieron, reseña El Pitazo.

Dick Gregorio Galea Brito recibió tres puñaladas entre el pecho y el hombro izquierdo el pasado jueves 4 de julio. Al no recibir atención médica por ser venezolano, el joven decidió regresarse por vía terrestre a Caracas. Duró en el tránsito seis días. Seis días después de su llegada al país murió.

Dick fue herido cerca de su vivienda, en el sector Puente Acho de Huerta Guinea, en Lima. Sus familiares detallan que ese día estaba a bordo de su moto, pues se ganaba la vida como mototaxista. El joven antes de llegar a la línea donde trabajaba vio a una mujer en la acera, y le gritó “taxi, taxi”, la mujer no hizo gesto alguno y Dick continuó su camino. Minutos después, la pareja de ella lo siguió, y con una voz llena de ira le gritó que le había faltado el respeto.

El peruano insultó al joven venezolano y le cayó a golpes; no con eso sacó un cuchillo y lo hirió en tres oportunidades. Sus deudos aseguran que en el sitio había presencia policial, pero que “no hicieron nada porque mi hermano era venezolano”.

Fue llevado a un hospital y la xenofobia siguió aumentando. Dick no fue hospitalizado; tampoco le brindaron primeros auxilios, solo le recomendaron que se inyectara Toxoide, para evitar la contaminación de la herida. El joven volvió a ver a su victimario, pues este le siguió la pista y apareció afuera de su casa exigiéndole a gritos que se fuera de Perú.

Dick decidió buscar ayuda médica como fuera y se regresó a Venezuela. Después de viajar seis días por carretera, la víctima llegó el 14 de julio a Caracas. Al llegar al terminal, su familia lo llevó a un Centro Diagnóstico Integral (CDI) en Propatria. Sin embargo, la dura travesía no terminaba.

“En todos los hospitales que fuimos nos decían que no había cirujano, que no había insumos o que no lo podían recibir. Toda esa semana recorrimos hospitales, lo llevamos a Lídice y al Pérez Carreño y tampoco lo recibieron. En el CDI de El Limón, al menos le pusieron oxígeno, porque respiraba con dificultad”, explica su hermana Mayellys Galea. La falta de atención médica de forma correcta y oportuna hicieron que muriera el 20 de julio.

El Pitazo