Piñera: La dictadura de Maduro tiene los días contados

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, afirmó que el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela tiene los días contados.

“Venezuela es una dictadura corrupta e incompetente, que ha condenado a su pueblo al hambre, a la miseria, que no respeta los derechos básicos como las libertades, los derechos humanos, la libertad de expresión, que tiene el repudio de la mayoría inmensa de los venezolanos, que ha condenado a su país a una crisis total, humanitaria y que además cuenta también con el rechazo de las principales democracias del mundo. Tiene sus días contados”, expresó en entrevista para el diario español ABC, en la que recalcó que espera que pronto se logre un gobierno de transición que conlleve a unas elecciones justas.

El mandatario chileno lamentó que Venezuela, que en los 90 era uno de los países más desarrollados y ricos de la región, hoy en día está cerca de ser el más pobre.

“Eso es producto de malos gobiernos, malas políticas. Por eso estoy convencido de que en Venezuela no solamente hay una dictadura, hay una dictadura corrupta e incompetente que ha conducido a su país a una crisis total”, dijo.

Advirtió que las “dictaduras nunca ceden libre y voluntariamente el poder”, así que hay que “quitárselo, arrebatárselo”.

“Eso no es fácil. Y toma tiempo. Hoy día Venezuela, desde el punto de vista de su cercanía, con recuperar su democracia ha dado grandes pasos adelante. Hoy ya tenemos la oposición democrática de Venezuela más unida que nunca, una opinión pública completamente comprometida con hacer lo que sea necesario para lograr deshacerse de una dictadura corrupta e incompetente. Tenemos una comunidad internacional mucho más consciente y más comprometida con la causa democrática venezolana”, añadió.

Interrogado sobre la migración venezolana en su país, Piñera dijo que Chile siempre ha estado abierto para recibir a ciudadanos de distintas naciones. Pero enfatizó que la inmigración debe ser ordenada, regulada y segura.

“La pregunta no es si queremos o no queremos ser un país abierto a la inmigración. Sí queremos serlo, pero queremos ser abiertos con la inmigración que le hace bien a Chile y ser cerrados con la inmigración que le hace daño a Chile”, afirmó.

El Nacional.