Jueves , 23 Marzo 2017

Salvavidas abandonan playas por falta de seguridad social

Al menos dos personas atienden la vigilancia de cada playa en horario comprendido entre las 7:00 am y las 5:00 pm. Cada una percibe entre 5.000 y 7.000 bolívares diarios como compensación por su trabajo. No cuentan con estabilidad laboral, porque son los comerciantes playeros los que cubren ese pago, además de la alimentación. Por lo general, abandonan el servicio o migran a hoteles que los contratan con mejores beneficios.

Simón Morfe, presidente de la Asociación de Comerciantes en playa La Zorra, dijo que por día pagan 5.000 y algunos bonos por su trabajo; los días feriados, 7.000 bolívares, además de la comida. Reconoce que las dos personas que han contratado no tienen la certificación respectiva para trabajar como guardavidas, debido a que los cursos de Capitanía de Puertos y los que dicta Protección Civil han sido suspendidos reiteradamente. “Para el pasado lunes fue un grupo al balneario a un supuesto curso que finalmente no se realizó”.

Morfe agrega que uno de los jóvenes fue pescador y buzo, y que esta experiencia le permite atender cualquier eventualidad en la playa.

Sin Ley de Guardavidas. Leonardo Piñeira, instructor de Guardavidas por el Ymca, informó que este es el único centro educativo náutico avalado por el Instituto Nacional de Espacios Acuáticos en Venezuela y la Federación Internacional de Salvamento Acuático. “Existe un empirismo con la labor del guardavidas porque a cualquier persona se le da esa responsabilidad cuando se requiere que esté especializada para una acción de rescate. “En la Asamblea Nacional se introdujo en 2005 un proyecto de Ley de Guardavidas, y solo Nueva Esparta lo asumió por las recurrentes muertes por inmersión en las playas”.

Afirma que en Vargas no existe un organismo que supervise y evalúe al personal que cumple con este trabajo. “Hicieron un curso el año pasado, pero no ves al personal resguardando la seguridad de los bañistas. Nadie quiere pagarles por este servicio. Lo hacen los comerciantes que viven con la venta diaria y a veces no venden ni un pescado”.

Advirtió que mientras no exista una ley y un organismo que se hagan responsables de aquellos que ejercen este oficio y exponen su vida, se mantendrá una anarquía con la seguridad de bañistas en las playas”.

Dos años de servicio. Oswaldo Pérez trabaja como guardavidas en playa Candileja y los comerciantes le pagan 5.000 diarios por su servicio. “Tengo dos años certificado por Capitanía de Puertos cuando hice un curso que duró tres días, y para renovar el permiso me dieron una charla y me entregaron el permiso vigente.

Informó que antes de carnavales se dictó un taller y que para el mes de julio habrá otro.

Preparándose para temporada alta. Omar Sandoval, comerciante en playa Candileja, dijo que lamentablemente los insumos los adquieren a precio de bachaqueros y los costos son altos. “La playa puede tener mucha gente, pero no hay ventas porque un plato de pescado frito lo tenemos en 7.000 bolívares, tostones a 4.000 y una sopa en 5.000. Más barato no se puede, porque no tenemos acceso a los insumos regulados”, puntualizó.

El Nacional

Puede interesarle...

Ramos Allup propuso suprimir la reelección presidencial

El secretario general de Acción Democrática (AD), Henry Ramos Allup planteó que el próximo presidente …